3 livres pour « Andarto B.; Mecânica »Modificar

Classificar por

‎Böckler, Georg Andreas (1617-1687)‎

Referência : C-0079

(1662)

‎Theatrum machinarum novum, exhibens aquarias, alatas, ivmentarias, manuarias; pedibus, ac ponderibus versatiles, plures, et diversas molas. Variis frumentis commolendis, Chartæ, & nitrato pulveri apparando, diversis tundendis, ferrandis, terebrandis, panno constipando, decorando, aliisquè usibus destinatas, adaptatas... Annexis praetereà organorum, utensilium necessariorum, & utilium, ad haec apparanda, figuris & explicationibus... Per Georgium Andream Bocklerum, architectum & ingeniarium. Ex Germania in Latinum recens translatum Operâ R. D. Henrici Schmitz, ...‎

‎Coloniae Agrippinae: Sumptibus Pauli Principis, Technempolaei Noribergici, 1662.- // 1ª ed. en latín.- Folio, (330x220mm.); [14], 55, [1] p.; 154 h. de grabados de mecánica e hidráulica; sign.: [2], [calderón]4, [2calderón], A-G4; doble portada, con la impresa precedida por otra grabada por V. Sommer, con diseño del propio Böckler; 154 grabados, 30 de ellos firmados de diferentes maneras por Balthasar Schwan y 8 por Eberhard Kieser.- // Encuadernación del s. XVIII (posiblemente 1709) en plena piel; lomo de seis nervios, con cuajado y tejuelo dorados; cantos dorados a rueda; cortes jaspeados; estupendos márgenes. Leve rozadura en plano delantero; cortes débiles; mínima remarginación del margen lateral en folio [calderón]4.- // Proc.: Encolado en contraplano delantero, exlibris grabado de la biblioteca del aeronauta Charles Dollfus (1827-1907); dos exlibris manuscritos, el primero 'Dalton', fechado en 1709, en folio [1], y, fechado en julio de 1884, ilegible, en contraplano delantero, el segundo.- // Refs.: Brunet, I, 1024; Graesse, I, 459‎


‎[Pour les commandes à livrer hors d'Espagne, s'il vous plait, voyez les conditions de vente et de livraison, type B].- // Célebre compilación perteneciente al subgénero de los teatros de máquinas, que tuvo un gran éxito editorial a partir del finales del s. XVI, por su combinación de imagen, ciencia y variedad. Los Teatros de máquinas se acogían al género mayor de los Teatros, elencos que podían serlo de cualquier asunto (cabe recordar el Teatro Moral con los grabados de van Veen, ver nuestras refs. C-0393 y C-0592 ), cuyo común denominador era ser colecciones de grabados que deseaban ilustrar al lector sobre el asunto compendiado. Georg Böckler, arquitecto e ingeniero en Nüremberg, quiso presentar en esta obra la mecánica práctica conveniente para diferentes actividades centrándose especialmente en los molinos y las máquinas hidráulicas, sobre todo, las bombas de agua. Para ello acudió, como el mismo señala en el prólogo, a tener en cuenta dos obras. La primera, la obra de Jacobo de Strada (romano afincado al servicio de los emperadores Maximiliano II y Rodolfo II), que hizo publicar su sobrino Octavio de Strada -aunque apareció años después de muerto este- con el título de Kunstliche Abriß allerhand Wasser Wind Roß und Handt Mühlen(1). En este caso, Böckler no solo tuvo en cuenta la obra, sino que además recuperó parte de las planchas con las que se había impreso para emplearlas en la suya propia. Por ejemplo, el grabado de Eberhard Kieser que figura como 133, o el grabado de Schwan que figura como número 8, que aparecían con los números 67 y 86, respectivamente, en el tomo 2 de la obra de los Strada. La segunda obra a la que había acudido Böckler era la tercera parte del Theatri machinarum que Heinrich Zeising publicó en Leipzig entre 1607 y 1614, dedicada a los molinos. En estas obras y, por ende, en la recuperación llevada a cabo por Böckler, los grabados se presentan de un modo novedoso, incorporándole un escenario a las máquinas, así como manipuladores y observadores, para que el lector pudiera hacerse una idea de cómo serían en su aplicación real y pudieran admirarla(2). El propio frontispicio diseñado por Böckler muestra a Arquímedes y a Mecánico abriendo un telón tras el que se aparece una población que se beneficia de numerosos ingenios hidráulicos. El compendio de Böckler incluía también el diseño de máquinas que pudieran garantizar el perseguido 'movimiento perpetuo' (véanse los grabados 150 a 153) o la aplicación de la bastante novedosa bomba contra incendios (grabado 154) inventada unos pocos años antes. Como quiera que las obras de Strada y de Zeisling se habían publicado solo en alemán, tuvieron un mercado y una difusión reducidas, por lo que el éxito obtenido por la obra de Böckler cabría atribuirlo al hecho de que él publicase la suya también en latín. Por eso, siendo que la obra solo se editó en alemán y en latín, el ejemplar que ofrecemos resulta de lo más atractivo porque presenta, por delante de cada grabado, en el verso del grabado anterior, una traducción manuscrita al francés, con letra del s. XVIII, del texto explicativo latino que aparece en la parte impresa de la obra, de modo que su propietario podía cotejar el grabado de la maquinaria con la descripción que Böckler había hecho de ella, permitiendo la lectura de esta obra en una lengua, la francesa, en la que no lo permite ningún otro ejemplar. Formalmente, en este ejemplar el frontispicio que aparece no es el que le correspondería, con la cartela impresa en latín con fecha de 1662, sino el frontispicio con la cartela impresa en alemán, correspondiente a la primera edición con fecha de 1661. No obstante, la cartela impresa en latín, "Exhibens Opera Molaria et Aquatica Constructum Industria. Georg Andreae Böcklerg Architecti & Ingeniarii Norbergae Sumptibus Pauli Fürstii Technipragmatiei MDCLXII", aparece, recortada de otro frontispicio, encolada en el contraplano delantero.- // (1) Jacobo de Strada: Kunstliche Abriß allerhand Wasser Wind Roß und Handt Mühlen.- Franckfurt am Mayn: Paulo Jacob, 1617-1618, 2 v.- (2) Para interesados en la ilustración científica y la presentación de las máquinas en el s. XVII, Helmar Schramm, Ludger Schwarte, Jan Lazardzig: Instruments in Art and Science: On the Architectonics of Cultural Boundaries in the 17th Century.- Berlin; New York: Walter de Gruyter, 2008.‎

Andarto B.

Número de telefono : +34 600 450 767

EUR 4.500,00

‎Carrera y del Sol, Miguel.‎

Referência : C-0180

(1802)

‎Elementos de física moderna en castellano dispuestos por el d.d. Miguel Carrera y del Sol, Rector Parroquial de Morata de Jalón, y Catedrático perpetuo del Seminario Conciliar de San Valero y San Braulio de Zaragoza. Tomo I.‎

‎Zaragoza: por Mariano Miedes, Año MDCCCII [1802].- // 4º, (160x114mm.).- [6], 174, [3] p.; sign.: [a]4, b-z4; 2 láminas desplegables.- // Cubiertas mudas en papel de aguas, intonso y sin desbarbar, con leve rotura restaurada en la punta superior de la portada. Ejemplar limpio, sin anotaciones ni subrayados.- // Proc.: Sin datos‎


‎Delicioso tratadito de física, más bien de mecánica, que muestra en qué punto y cómo se dió la armonización entre la nueva explicación científica y la heredada explicación teológica del mundo físico en el sistema educativo español tan dependiente de la docencia por el clero. Estos Elementos ofrecen la física presentando a un mismo nivel las respuestas de los peripatéticos y de Aristóteles, Kepler, Descartes, Berkeley, Leibniz y Newton, dejando caer ya las respuestas correctas en manos de la mecánica newtoniana. Así, por ejemplo, a la pregunta de cuál pueda ser la causa de la gravedad, presenta la que considera respuesta de los peripatéticos y la desecha; la de Descartes y también la desecha; la de quienes proponen átomos como anzuelos que van por el aire prendiendo los cuerpos, y la repudia. Por fin presenta a Newton resumiendolo en que "si se examina la causa de la gravedad matemáticamente, es la atracción" y nuestro autor concluye: "La gravedad parece que se explica bien por la atracción, con que, considerada de este modo, puede ser la atracción. ¿Cuál será pues la causa física de la gravedad? Lo ignoramos. Dios ha dispuesto el universo y dio sus leyes. Si esta de la gravedad es una de las que ha dado, no tenemos que ir a indagar otras causas. Quizás Aristóteles cuando dijo cualidad oculta quiso entender causa ignorada, y en este sentido convenimos ambos."Este modo de presentar la física se debe en realidad a que estos elementos son una reemisión del texto que había publicado en 1802 con el título de "La física general del P. Jaquier, compendiada, reducida a otro metodo e ilustrada en algunos lugares por Miguel Carrera y del Sol". Creemos que cuando en 1821 la amplió a una obra en dos volúmenes, con el título de "Elementos de física moderna" tomó los ejemplares que tenía de su obra anterior cambiándoles la portada y manteniendo la fecha de 1802 para presentarlos como volumen 1 y añadió un segundo volumen en el que sí que figura la fecha de 1821. Y es que Carrera lo que estaba haciendo era adaptar para el uso en los institutos, las dos partes dedicadas a la física en las Instituciones filosóficas del gran físico y matemático franciscano francés asentado en Italia, François Jacquier (1711-1788). Jacquier fue el verdadero autor intelectual de la armonización entre ciencia y fe llevada a cabo en el pensamiento católico en el siglo XVIII. Sus Institutiones philosophicae, de 1757, reimpreso multiples veces incluso en España y traducido al castellano en 1787, gran manual del conocimiento del que debía disponer el clero para explicar el mundo en los centros educativos, se convirtieron en las enseñanzas que debían recibir los sacerdotes en su formación universitaria. Con ellas se estableció de facto qué, cómo y hasta donde la ciencia moderna podía asimilarse en la teología católica y, de resultas de su posición dominante en los sistemas educativos, cuál iba a ser la filosofía científica base de las enseñanzas en escuelas y universidades en el orbe católico. De hecho, en España, las instituciones de Jacquier eran el manual en los estudios de Teología, y las físicas que contenía, eran el manual de física que se utilizaba, por ejemplo, en las carreras de medicina a finales del XVIII y principios del XIX, entre otras, en las universidades de Alcalá de Henares, Oviedo o Valencia. Como suele suceder con las obras de enseñanza, más aún con las científicas, se trata de un texto difícil de encontrar. No acertamos a dar nada más que con tres ejemplares en bibliotecas españolas. Uno en la Academia de artillería de Segovia y dos en la Universidad Ramon Llull.‎

Andarto B.

Número de telefono : +34 600 450 767

EUR 230,00

‎Leupold, Jacob (1674-1727)‎

Referência : C-0601

(1724)

‎Theatrum machinarum‎

‎Leipzig: druckts Christoph Zunkel, 1724-1727.- // 1ª ed., (1724-1727).- 8 tomos en 4 vols.; Folio, (377x242 mm.).- 445 hojas desplegables de grabados con 447 "tables", firmados [David Ulrich] Bocklin [1688-1748], [Ernst Ludwig] Creite, [Johann Gottfried] Krügner [1684-1769] o [Gabriel] Uhlich [1682-1741]; portadas a dos tintas, negro y rojo.- // Encuadernación de época uniforme en cuatro gruesos volúmenes en plena piel; lomo sin adornos con seis nervios y tejuelo en marroquín rojo; cortes jaspeados en rojo. Grabados en toda su dimensión con las hojas sin recortar (464x377mm.). Planos con pérdidas suturadas; las guardas de todos los volúmenes presentan pequeñas galerías; folios de texto con leve acidificación; algunos desplegables presentan línea de acidificación en el margen interior, junto al primer pliegue, sin afectar a los grabados. Conserva todas las portadillas, con una mención manuscrita a la fecha del privilegio en cada una. Completo de todos los grabados, incluso los elementos móviles del grabado 4 de vol. 1 t.1 y del grabado 3 de vol. 4, t. 7.- // Proc.: Sin datos.- // Refs.: Brunet, III, 1033; Graesse, IV, 188; Poggendorff, I, c. 1438.‎


‎[Pour les commandes à livrer hors d'Espagne, s'il vous plait, voyez les conditions de vente et de livraison, type A].- // Estupendo conjunto en primera edición, rigurosamente completo, con las hojas de grabados desplegables encuadernadas sin recortar, del soberbio Theatrum Machinorum de Jacob Leupold, miembro de la Academia Sajona y Prusiana de Ciencias (Preussischen und Sächsischen Akademie der Wissenschaften). La obra resulta admirable por ser a un mismo tiempo un repaso de la historia del diseño de máquinas y un repertorio de propuestas de mejora. Leupold se definía a sí mismo certeramente como Matemático y Mecánico –lo que hoy diríamos ingeniero– ya que en sus afanes no produjo máquinas, sino que las estudió, corrigió los errores que advertía en las diseñadas por otros y diseñó máquinas y soluciones propias. Como concebía que la mecánica no servía solo para la guerra sino también para ayudar a conseguir la felicidad en tiempos de paz, mejorando la producción y aumentando el bienestar a través de la mejora del comercio, de las fábricas y de las minas –así lo dejó dicho en el prólogo del primer volumen– con esta obra intentó popularizar la mecánica. Su idea de la mecánica era, en palabras de hoy, sustituir las máquinas de mano por máquinas herramienta, de manera que se minimizase el esfuerzo del operario y se trasladase a que este lo realizara la propia máquina. Y que, para lograrlo, había que buscar la composición más simple, la de mayor eficacia con la menor complicación: las máquinas debían ser simples, funcionales y rentables. De este modo a lo largo de los volúmenes, procurando que cada uno pudiese ser comprendido con independencia de los demás, fue exponiendo tanto la historia de las máquinas, como los problemas que ofrecían algunos de sus diseños. Para mejor informar, incluyó el prefacio que Konrad Dayspodius había dispuesto a su Heron Mechanicus de 1580 y, del mismo modo que criticó el diseño de grúas de Jacques Besson (1540-1573) (Theatrum instrumentorum et machinarum, 1571) y algunas de las propuestas de Heinrich Zeising (¿-1613) (Theatrum Machinarum) por demasiado complejas, o el tornillo sin fin diseñado por Agostino Ramelli (1531-1600) (en Le diverse et artificiose Machine, 1588) por falta de funcionalidad, también alabó obras como la izada del obelisco en la plaza de San Pedro de Roma por el arquitecto Domenico Fontana en 1586, los trabajos de Claude Perrault o las válvulas propuestas por Denis Papin (1647-1713). Son numerosos los diseños en los que Leupold fue innovador, desde un monocable continuo aéreo hasta máquinas de vapor de alta presión sin condensación, pasando por máquinas calculadoras (reproduce la de Leibniz al tiempo que aporta un diseño propio) o los modos de transformar la fricción de las partes móviles de manera que en vez de actuar una fricción estática que las frene, actúe la fricción dinámica que mejora el trabajo producido. Una decena de años después de fallecer Leupold, Johann Matthias de Beyer, bajo el argumento de que Leupold no había hablado de molinos, publicó un Theatrum Machinarum Molarium, Oder Schau-Platz der Muehlen-Bau-Kunst (Leipzig, Wolfgang Deer, 1735), obra completamente ajena a Leupold, pero, tan hecha al rebufo de su éxito, que para su publicación Beyer y su impresor Deer imitaron descaradamente la composición de la portada y la tipografía del contenido. Cuatro años después, en 1739, Joachim Ernst Scheffler escribió un suplemento, ajeno también a Leupold, donde la mitad del volumen eran unos índices para manejar en conjunto tanto su texto como el contenido del volumen de Beyer y el de los 8 tomos de Leupold. Su impresor, Bernhard Christoph Breitkopf, también acudió a imitar la composición de la portada, la estructura del libro y la tipografía del contenido de los Teatros de Leupold. Finalmente, como los índices de Scheffler abarcaban las tres obras, en 1774 su impresor decidió reeditar la obra de Leupold y el suplemento de Beyer, vendiéndolos junto al índice de Scheffler (que se había vendido muy mal) como si se tratara de una obra completa. De este modo, cuando en 1982 el editor Schäfer publicó una edición facsímil, dió por buena la composición con los diez volúmenes reproduciendo la primera edición de cada uno, aunque los volúmenes obra de Leupold son exclusivamente los 8 primeros publicados por Christoph Zunkel, cuyas primeras ediciones, que ofrecemos en este espléndido conjunto, son las siguientes...‎

Andarto B.

Número de telefono : +34 600 450 767

EUR 21.200,00
Get it on Google Play Get it on AppStore
Buscar - Andarto B.; Mecânica

O artigos foi acrescentado ao carrinho

Vous venez d'ajouter :

-

Tem 0 artigo(s) no seu carrinho.
Total : € 0,00
(hors frais de livraison)
En savoir plus sur la livraison
A quoi sert un compte utilisateur ?

A quoi sert un compte utilisateur ?

  • Toutes vos recherches sont mémorisées dans votre historique permettant de retrouver et d'effectuer à nouveau des recherches antérieures.
  • Vous pouvez gérer une liste des recherches favorites que vous faites régulièrement.
  • Vos préférences (paramètres de recherche, langue de consultation du site, etc) sont mémorisées.
  • Vous pouvez envoyer les résultats de recherche sur votre adresse mail sans avoir à la renseigner à chaque fois.
  • Contacter les libraires, passer des commandes, voir l'historique de vos commandes.
  • Publier des Evènements en rapport avec le livre.

Et bien d'autres choses que vous découvrirez en parcourant Livre Rare Book !