5 books for « Andarto B.; Astronomy »Edit

Sort by

‎García de Céspedes, Andrés (1560-1611)‎

Reference : C-0545

(1606)

‎Regimiento de nauegacion que mando haser el Rei Nvestro Señor por orden de sv Conseio Real de las Indias a Andres Garcia de Cespedes sv cosmografo maior siendo Presidente en el dicho Consejo el conde de Lemos.‎

‎[Colofón:] En Madrid: En casa de Iuan de la Cuesta, Año MDCVI [1606].- // 1ª ed.- Folio, (275x180 mm.).- [5], 184 f.; sign.: [1], [parágrafo]4, A-Z6, Aa-Gg6, Hh4; portada con grabado calcográfico arquitectónico; mapa plegado inserto entre folios 125 y 126; numerosos grabados, tablas e ilustraciones xilográficas a lo largo del texto; a partir de folio 115, con portada propia, “Segvnda parte, en qve se pone vna hydrografia que mandohazer su Mgestad a Andres Garcia de Cespedes, su Cosmografo mayor. Dirigida al Real Consejo de la Indias, siendo en el Presidente el Conde de Lemos.- En Madrid: en casa de Juan de la Cuesta, M.DCVI. [1606].”.- // Encuadernación de principios de s. XX en pergamino a la romana con tres nervios y tejuelo de piel. Cortes tintados. Buenos márgenes (menos generoso el superior), sin oxidaciones, subrayados ni anotaciones (salvo el nombre del autor y fecha de impresión en folio 1). Desgraciadamente, el mapa, la portada y los cinco folios de preliminares están facsimilados a principios del s. XX (equivocando el orden de dos de los folios). Además, hay tres taladros que oscilan de distinta manera entre punto y galería a lo largo de la obra en el margen superior, en la parte baja del margen derecho y en el margen inferior. Únicamente los del margen superior llegan a afectar al texto, aunque sin impedir su lectura, en un centenar de folios..- // Proc.: Sellos estampillados de la Biblioteca de la Real sociedad económica de Amigos del País de La Habana en folios 1 y 8.- // Refs.: Medina, II, 515; Palau, 98619; Sabin, 11718; Salvá, 3774.‎


‎[Pour les commandes à livrer hors d'Espagne, s'il vous plait, voyez les conditions de vente et de livraison, type A].- // Pese a las faltas indicadas en la descripción, delicioso y chispeante ejemplar muy bien impreso que exhibe todos los grabados de instrumentación y cálculo geométrico que hacen la delicia de cualquier aficionado a la historia de la náutica tanto como la propia exhibición de conocimientos del cosmógrafo real que fue García de Céspedes, ardorosamente defendidos frente a las críticas posteriores por Picatoste en su 'Biblioteca científica'.‎

Andarto B.

Phone number : +34 600 450 767

EUR6,000.00

‎Gustave le Doulcet, Philippe, comte de Pontécoulant (1796-1874)‎

Reference : C-0458

(1828)

‎Théorie analytique du système du monde, par M.G. de Pontécoulant, Ancien Élève de l'École Polytechnique, Capitaine au Corps royal d'État-Major.‎

‎Paris: Bachelier, 1829-1846.- // 1ª ed.- 4 vols.- (214x134mm.).- Vol. I: XXVIII, 508, 27, [1] p.- Vol. II: XIII, 504, 57, [3], 8 p.- Vol. III: XXI, [3], 563, [1], 8 p.- Vol. IV: XXVIII, 664, 8 p.- // Encuadernación de época en media percalina beige (deslucida); lomo liso con filetes secos y tejuelos grabados en dorado. Planos y cantos rozados, puntas abiertas; pequeña etiqueta topográfica encolada en el lomo; papel con oxidaciones, más abundantes en el primer volumen; papel del cuarto volumen levemente tostado. Sin marcas firmas, anotaciones ni subrayados.- // Proc.: Sin datos.- // Refs.: Poggendorf, II, c. 499‎


‎[Pour les commandes à livrer hors d'Espagne, s'il vous plait, voyez les conditions de vente et de livraison, type A].- // La publicación por Pontécoulant de su Théorie Analytique du Système du Monde se prolongó de un modo poco frecuente: los dos primeros volúmenes aparecieron en 1829, el tercero en 1834 y el cuarto en 1846, lo que se tradujo en que resulten escasas las colecciones completas de la primera edición. En 1856 se publicó una segunda edición aumentada (Paris: Mallet-Bachelier) de los dos primeros volúmenes y, aun en 1860, Pontécoulant publicó un ‘suplemento al libro VII’, también Paris, Mallet-Bachelier, destinado a participar en el debate sobre la ecuación secular de la luna para el que proponía una solución analítica. Como tantos otros alumnos de la École polytechinque, Pontécoulant era un genuino ideólogo, heredero de los Lavoissier, Laplace, Destutt de Tracy, Cabanis..., un partidario del método analítico que intentó llevar a su extremo de simplificación prescindiendo de los datos de observación para explicar el sistema del mundo y la dinámica planetaria. Uno de los cálculos que realizó con su depuración de ecuaciones, el realizado antes de 1829 sobre en qué fecha tendría lugar el perihelio del cometa Halley en su regreso en 1835 (vol. 2, p. 500), falló por solo dos días, siendo el resultado que más se aproximó al momento real. El primer volumen de su Théorie lo destinó a las leyes generales del equilibrio y el movimiento y al movimiento de revolución de los cuerpos celestes; el segundo, a la teoría de los cometas, al movimiento de rotación de los cuerpos celestes y a sus figuras; el tercero, a completar la teoría de la dinámica de los planetas; y, el cuarto, a una teoría analítica completa de la dinámica de la luna. Los desarrollos análiticos de Pontécoulant fueron seguidos por otros partidarios del método, como en el caso de la integración de ecuaciones del movimiento de un planeta no perturbado, que fue recogido por John Pratt para exponer la dinámica planetaria en sus exitosos The Mathematical Principles of Mechanical Philosophy, and their application to the Theory of Universal Gravitation (Cambridge, John Parker, 1836).- // (1) Como lo recogieron, por ejemplo, Elias Loomis: 'Observations on the Comet of Halley', en American Journal of Science, 30 (1836) 2: 209-221, p. 217, y John Gummere: An Elementary Treatise on Astronomy.- 3rd ed. improved.- Philadelphia: Kimber & Sharpless, 1842, p. 191.‎

Andarto B.

Phone number : +34 600 450 767

EUR750.00

‎Huygens, Christian (1629-1695)‎

Reference : C-0299

(1699)

‎Christiani Hugenii ΚΟΣΜΟΘΕΩΡΟΣ [Kosmotheoros], sive De terris Coelestibus, earumque ornatu, conjecturae ad Constantinum Hugenium, Fratrem: Gulielmo III. Magnae Britanniae regi, a secretis. Editio Altera.‎

‎Hagae-Comitum: Apud Adrianum Moetjens, Bibliopolam, MDCXCIX [1699].- // 2ª ed.- 4°, (201x151mm.); [2], 144 p.; sign.: [1], A-S4; 5 grabados plegados; marca tipográfica en portada, divisa 'Amat libraria curam'.- // Encuadernación s. XVIII en plena piel; lomo cuajado con nervios y tejuelo en marroquín rojo; cantos y contracantos dorados a rueda; cortes tintados en rojo; planos gruesos. Grueso papel. Piel de cofia perdida; charnelas abiertas; pérdidas consolidadas en los planos; algunos puntos de oxidación dispersos.- // Proc.: Sin datos.- // Refs.: La Lande, p. 334; Poggendorf, I, c. 1165.‎


‎[Pour les commandes à livrer hors d'Espagne, s'il vous plait, voyez les conditions de vente et de livraison, type A].- // Cosmotheoros, la célebre obra póstuma de Huygens, publicada en 1698, fue su contribución al debate sobre la existencia de vida fuera de la tierra que había popularizado Fontenelle en 1686 con sus Entretiens sur la pluralité des mondes. De hecho, las primeras notas para el libro comenzó a tomarlas al leer el de Fontenelle ese mismo año de 1686. Una de las circunstancias más curiosas de este debate es que transcurrió acerca de en qué planetas era en los que había vida y cómo serían esos habitantes y sus civilizaciones: todos los que participaron compartían la convicción de partida de que sí que había vida extraterrestre, lo que tiene su explicación en una herencia de los debates medievales sobre la potencia de Dios que se saldó con la idea de que puesto que no cabía negarle la potestad de haber dispuesto vida en otros mundos, seguro que la había (ya que lo que sí que no cabía en su visión de Dios era que fuese caprichoso). A diferencia de Fontenelle, Huygens rechazó la idea de que hubiese habitantes en la luna (selenitas a los que Fontenelle imaginó como seres roedores que vivían bajo tierra alimentándose de piedras) aduciendo que, como no tenía ni atmosfera ni agua, por ello tampoco posibilidad de vida. Y, sin embargo, no solo la defendió para el resto de los planetas, sino que hizo a sus habitantes análogos a los terrestres, con el mismo tipo de inteligencia, inquietudes, capacidades y conocimientos. Se ha señalado cómo, curiosamente, la exposición de datos científicamente argumentados sobre dimensiones y características físicas de los diferentes planetas del sistema solar que Huygens fue desgranando, servían más bien para rechazar la idea de que hubiese vida que para defenderla, como, en cambio, efectivamente hizo(1). Ese optimismo lo basó en lo que llamó probabilidad: le parecía dudoso que si en otros planetas se daban ambientes como aquellos en los que en la Tierra había seres animados, la ley de la naturaleza fuera tal que en ellos no se cumpliesen resultados semejantes, de donde colegía que debían darse esos seres animados y, si debía haberlos, por ese mismo argumento se asemejarían con seguridad en nutrirse y en reproducirse (¡momento que aprovecha para dar cuenta del recientísimo descubrimiento con el microscopio de los espermatozoides!). Con el mismo tipo de analogías supone que entre ellos habría seres dotados de sentidos y del gusto por elevarse por encima de ellos, llegando así a lanzar la hipótesis de que sin duda habría diferentes tipos de seres dotados de diferentes tipos de raciocinio. Algo para lo que no dudó en traer como prueba la afirmación de que en la Tierra el hombre no es el único ser racional, ‘ya que en todas estas criaturas [el perro, el mono, el castor, las abejas, algunas pájaros...] percibimos un raciocinio independiente y previo al aprendizaje o la práctica’(2). Y en su entusiasmo deductivo (en realidad, abductivo), Huygens llevó las analogías al extremo de imaginar que incluso vestirían y tendrían conocimientos astronómicos seguramente semejantes a los de los humanos en la Tierra... Ciertamente Huygens dejó margen a que sus facultades no serían todas idénticas a las de los humanos, con lo que no contarían con algunos de los productos humanos, pero que gracias a aquellas otras que fuesen diferentes de seguro habrían inventado herramientas adecuadas con las que también podrían hacer cosas que en la Tierra eran impensables. Uno se queda con la sensación de que Huygens no estaba interviniendo en un debate sobre la existencia de habitantes en otros mundos, sino que, con esa excusa, estaba exponiendo su perspectiva sobre la naturaleza de la Tierra y la evolución del ser humano sobre ella, con una perspectiva deísta, mentalidad que solo enraizaría en el siglo siguiente.- // (1) Para el texto de esta afirmación hemos echado mano de la edición castellana del Cosmotheoros, de Rubén Martín Giráldez, publicada por Jekyll & Jill en Zaragoza en 2015.- (2) Como se recoge en la deliciosa introducción del clásico para los interesados en el debate científico sobre la vida extrarrestre Michael J. Crowe: The Extraterrestrial Life Debate 1750-1900: The Idea of a Plurality of Worlds from Kant to Lowell.- Cambridge: Cambridge University Press, 1986.‎

Andarto B.

Phone number : +34 600 450 767

EUR3,000.00

‎Kallwitz, Seth (1556-1615)‎

Reference : C-0779

(1650)

‎Sethi CalvisI Opus chronologicum Ubi Tempus Astronomicum per motus & Eclipses Luminarium Coelestium, tanquam characteres infallibiles Epocharum, ex fundamentis Chronologicis demonstratur & applicatur. Editio quarta Emendatior, & in annum labentem producta. Adjectus est Index Personarum & Rerum, uberrimus.‎

‎Francofurti ad Moenum & Embdae: Impensis Christiani Gerlachii & Simonis Beckensteinii: Typis verò Exscripsit Anthonius Hummius, Anno Christi MDCL [1650].- // 4ª ed.- Folio, (345x200 mm.).- [8], 1030 [i.e. 1032], [100] p. (numeración de páginas 191-192, repetida); sign.: A4, A-5A6 5B8; portadilla; viñeta calcográfica del impresor en portada, lema 'Sustinemur concordia' ('La armonía nos une'); portada a dos tintas roja y negra; iniciales y frisos xilografiados.- // Encuadernación de época en pergamino a la romana; lomo con seis nervios; planos gofrados en seco con gran adorno central enmarcado; cortes tintados en rojo. Cofia levemente abierta; cajo delantero levemente rajado por fuera; sin cierres. Estupendo ejemplar, muy limpio, sin manchas, anotaciones ni subrayados.- // Proc.: Exlibris armorial encolado en contraplano delantero de la biblioteca 'Plummer of Middlestead', lema 'Consulto et audacter' y etiqueta de Sunderland Hall.- // Refs.: Houzeau, 12831; La Lande, p. 230; Poggendorff, I, c. 364 (para la 1ª ed.); VD17, 3:606852N.‎


‎[Pour les commandes à livrer hors d'Espagne, s'il vous plait, voyez les conditions de vente et de livraison, type A].- // Amante de las matemáticas, musicólogo y astrónomo, la obra de Kallwitz que más ha perdurado en el tiempo ha sido la de su faceta de musicólogo y sus trabajos sobre ritmos y compases. Pero en su momento, su 'Cronología' llamó tanto la atención que se consideró una obra que merecía ser actualizada y mantenida al día. Eso fue así porque la obra de Kallwitz podría adscribirse a la corriente hoy denominada 'cronología sistemática', formada por quienes se centraron en el cómputo del tiempo y en la recopilación de fenómenos de los meteoros como mojones fehacientes de fechas concretas. Para esos autores, la sucesión de eclipses o el paso de cometas ya no tenían un carácter de augurio, sino que eran un necesario objeto de estudio en sí mismos porque, tras la obra de Copérnico, se sabía que en su movimiento existía una cadencia precisa que permitía emplearlos para medir tiempos. La visión de la cronología de estos autores partía de la que Scaliger había propuesto en 1583 en su De Emendatione Temporum, donde acudió a los movimientos celestes para datar acontecimientos históricos consiguiendo 'revolver' el concepto de Historia vigente en la mentalidad europea para hacer de ella un lecho común para todas las civilizaciones. Hasta entonces, la Historia era solo la de griegos y latinos; la del pueblo judío pertenecía a la Religión; y la de los pueblos de Oriente eran poco menos que leyendas. Compartiendo los criterios, Kallwitz no dudó en afirmar que, como "con mucha frecuencia los historiadores registraron los eclipses, dando cuenta de ellos en las historias de reyes y emperadores, estos se nos presentan como el mejor testimonio tanto para establecer la duración de un determinado reinado, como para certificar el verdadero desarrollo de los acontecimientos. Los eclipses proporcionan una certeza infalible, puesto que pueden calcularse astronómicamente y datarse para cualquier época"(1). A ese objetivo dedicó su Opus chronologicum, donde, tras un extenso capítulo inicial destinado a enseñar cómo calcular los eclipses solares y lunares y a mostrar exhaustivamente los tipos de calendario empleados en las culturas antiguas y del cercano oriente, de sus correspondencias y de cómo pasar de uno a otro, fue estableciendo, a partir de la datación de unos 300 eclipses, las fechas de multitud de los acontecimientos descritos por los historiadores que tuvieron lugar desde el día que en el calendario juliano era el 26 de octubre del 3949 a.c., la fecha en que se habría iniciado el mundo, el primer día del Génesis. Calvisius utilizó ese calendario porque el 'gregoriano' propugnado por Gregorio XIII en 1582 solo había comenzado a aplicarse en territorios católicos, mientras en el resto seguía empleándose el 'juliano'. Más aún, discrepante con la base científica utilizada para el cálculo del calendario gregoriano, hizo al menos un par de propuestas de mejora para librarle de algunos errores. Propuestas que no fueron tomadas en consideración(2). Kallwitz/Calvisius publicó su obra en 1605(3) y cuando fue reimpresa después de muerto, tanto en la edición de 1620, como en las de 1629 y 1650, fecha de esta cuarta edición, la obra fue aumentada sin que tengamos constancia de por quién. En esta que ofrecemos, los eclipses incluidos con los acontecimientos asociados se presentan actualizados hasta el mismo año de 1650.- // (1) Citado por Anthony Grafton: 'Some Uses of Eclipses in Early Modern Chronology', en Journal of the History of Ideas 64 (2003): 213-229.- (2) Elenchus Calendarii Gregoriani.- Francofurti Marchionum: Iohannis Eichorn, 1612, y Formula Calendarii Novi.- [Leipzig]: G. Voegelini, 1613.- (3) Lo hizo con otro título: Chronologia: Ex autoritate potissimum Sacrae Scriptvrae, Et Historicorum Fide Dignissimorum, Ad Motum Luminarium coelestium, tempora & annos distinguentium, secundum characteres chronologicos contexta & deducta; Cui praemissa est Isagoge Chronologica.- Lipsiae: Apelius, 1605.‎

Andarto B.

Phone number : +34 600 450 767

EUR700.00

‎La Lande, Jérôme de (1732-1807) ‎

Reference : C-0799

(1764)

‎Astronomie, par M. de La Lande, Conseiller du Roi, Lecteur Royal en Mathématiques; Membre de l’Académie Royale des Sciences de Paris; de la Société Royale de Londres; de l’Académie Impériale de San Pétersbourg; de l’Académie Royale des Sciences & Belles-Lettres de Prusse; de la Société Royale de Gottingen; de l’Institut de Bologne; de l’Académie des Arts établie en Angleterre; &c. Censeur Royal. Tome premier [-second].‎

‎A Paris: Chez Desaint & Saillant, Libraires, MDCCLXIV [1764].- // 1ª ed.- [i.e. 1764].- // 1ª ed.- 2 vols., 4°, (250x195 mm.).- vol. I: XLVIIJ, 752, 44 p.; sign.: [a]4, b-f4, A-BBBbb4, a-l2; 11 grabados desplegables numerados Tabla I-XI; la última secuencia de páginas corresponde a "Table des mouvements du soleil et de la lune pour le méridien de Paris; Suivies du Catalogue des principales Etoiles”.- Vol. II: [4], 753-1544, XXXIV, [2] p.; sign.: A-GGggg4, a-d4, e2; 25 láminas grabadas desplegables numeradas XII-XXXVI; adorno grabado en portada y al final de los capítulos, frisos e iniciales grabadas y apostillas marginales en ambos volúmenes.- // Encuadernación de época en piel jaspeada; lomo con doble tejuelo, cinco nervios y hierros dorados; cortes marmoreados; conserva registros. Cofias perdidas; cantos y puntas rozados; charnelas parcialmente abiertas; interior en buen estado, con amplios márgenes y limpio, sin anotaciones ni subrayados; algunos cuadernos ligeramente tostados y esporádicos puntos de oxidación.- Tomo I: rotura con pérdida, sin afectar, en margen inferior de p. 15; punta inferior de p. 43 cortada a tijera; rotura reparada de época en margen inferior de última página, con reacción ácida a la restauración; una signatura topográfica manuscrita en verso de guarda trasera, 'N 305 L 28'.- Tomo II: Rasgadura sin pérdida en uno de los pliegues del grabado XII; rastros de tinta de época en p. 1080; mancha desvaída de tinta de época en grabado XXXIV.- // Proc.: Exlibris de tampón, 'Hans ... Koch' en portadilla de tomo I; etiqueta de donación, s. XIX, 'Dono del M.R. Signor Car. Chicco D. Francesco', en portadillas de ambos tomos; exlibris de tampón, 'G.M.R.', dos en portada de tomo I, y tres en portada, verso de portada y última página de las adiciones en el tomo II; exlibris manuscrito en verso de guarda delantera de tomo II, 'G. Mª. Zerran'fan'.- // Refs.: La Lande, p. 485; Poggendorf, I, c. 1349.‎


‎Cuando en 1803 el propio La Lande publicó su Bibliografía de la Astronomía(1), en la entrada correspondiente a la primera edición de su Astronomie, que había visto la luz 40 años antes, le dispuso el siguiente comentario: "Esta obra, elaborada para reemplazar a las de Cassini(2), Le Monnier(3) y La Caille(4), contiene todas las partes de la Astronomía teórica y práctica, explicadas de manera elemental y ha sido útil para formar a prácticamente todos los astrónomos que existen actualmente". Aunque se estaba comentando a sí mismo, estaba siendo objetivo porque, frente a obras atractivas para el común como las de Fontanelle (La pluralidad de los mundos habitados) o Pluche (El espectáculo de la naturaleza), o demasiado intrincadas (como la de su maestro Le Monnier), La Lande cumplió con lo que avisaba: "J'omettrai sans regret tout ce qui est trop métaphysique & trop abstrait, ou trop algébrique, sans avoir une relation immédiate ou au progrés de l'Astronomie, ou aux besoins de la vie; je donnerai au contraire une étendue particuliere aux objets qui s'y rapportent le plus, tels que la mesure du temps & la maniera d'observer. Mon plus grand soin a été de rendre mes explications faciles à entendre." Ese deseo de comunicar con precisión y sencillez se debe seguramente a que consiguió ser astrónomo por convicción: al plantearse cursar estudios había intentado hacerse jesuita para poder dedicarse a la Astronomía, pero sus padres se opusieron haciéndole perseguir una carrera en el Derecho, en la que llegó a ejercer la profesión de abogado. La Lande, sin embargo, simultaneó aquellos estudios con la asistencia a Joseph-Nicolas Delisle en sus observaciones astronómicas (había instalado su observatorio en el mismo edificio en el que se alojaba La Lande), y la asitencia al curso de Astronomía que el propio Delisle ofrecía en el Collége de France y al de Física matemática que impartía Le Monnier en Collége Royal. Cuando el gran Le Caille anunció que viajaba al sur de África para hacer mediciones que condujesen a establecer el paralaje de la Luna y pidió que, en las mismas fechas, los astrónomos europeos hiciesen mediciones para poder combinarlas y dar exactitud a los resultados, Le Monnier se ofreció a ir a Berlín –que estaba casi en el mismo meridiano que Ciudad el Cabo– llevando su telescopio y demás instrumental –los existentes allí entonces eran de insuficiente calidad– para hacer las mediciones correspondientes al cuarto norte del meridiano. Pero habiéndosele aceptado la oferta, autorizado el viaje y aceptada por Prusia su llegada, se arrepintió y consiguió que se admitiera que en su lugar marchase su pupilo La Lande: total, para ir apuntando datos... Así que, para sorpresa de la Academia de Ciencias de Berlín, mimada por Federico de Prusia, quien llegó para hacer los trabajos fue un joven de 20 años, al que, para poder llevarlos a cabo, se le recibió como miembro de la Academia, donde La Lande se encontró coincidiendo, entre otros, con Maupertuis, Lamettrie, Voltaire y Euler –a cuyas clases de Análisis se apuntó de inmediato–. Su rigor, la publicación de sus resultados, la corrección que al exponerlos le hizo a una fórmula de Euler (que había sido mal impresa y transmitida, en consecuencia, erróneamente) le valieron tanto el reconocimiento general como la inquina de Le Monnier y, tras una agria disputa –sobre la corrección a Euler– de la que salió victorioso, en 1753, a los 21 años, La Lande fue recibido en la Academia de Ciencias de Paris como Astrónomo. Se había dictado sentencia sobre su futuro y no pasaron ni 10 años antes de que, en 1762, sustituyera a su maestro Delisle al frente de la cátedra de Astronomía en el Collége de France. Esta primera edición de su Astronomie es, precisamente, el tratado completo que elaboró para la orientación de sus cursos. Como anécdota bibliográfica, habría que apuntar que fue La Lande quien acometió la redacción de los volúmenes pertenecientes a la Descriptions des Arts et Métiers emprendida en 1761 por la Académie des Sciences dedicados a las artes relacionadas con la producción material de libros: El arte de hacer papel, El arte de preparar pergamino, El arte del cartonero, El arte de curtir pieles, El arte de hacer marroquín... Y, como anécdota malsana, que fue La Lande quien fundó, junto a Helvetius, la logia masónica de las ciencias del Gran Oriente de Francia.- // (1) Jérôme de La Lande: Bibliographie astronomique avec l'histoire de l'astronomie depuis 1781-1802.- Paris: de l'imprimerie de la République, An XI-1803.- (2) Jacques Cassini: Éléments d'Astronomie.- Paris: Imprimerie Royale, 1740.- (3) Pierre Charles Le Monnier: Institutions astronomiques ou leçons élémentaires d'Astronomie.- Paris: Hippolyte-Louis Guein & Jacques Guerin,1746.- (4) Nicolas-Louis La Caille: Leçons élémentaires d'astronomie géométrique et physique.- Paris: frères Guerin, 1746 (reed. 1755, 1761).‎

Andarto B.

Phone number : +34 600 450 767

EUR2,200.00
Get it on Google Play Get it on AppStore
Search - Andarto B.; Astronomy

The item was added to your cart

You have just added :

-

There are/is 0 item(s) in your cart.
Total : €0.00
(without shipping fees)
More information about shipping
What can I do with a user account ?

What can I do with a user account ?

  • All your searches are memorised in your history which allows you to find and redo anterior searches.
  • You may manage a list of your favourite, regular searches.
  • Your preferences (language, search parameters, etc.) are memorised.
  • You may send your search results on your e-mail address without having to fill in each time you need it.
  • Get in touch with booksellers, order books and see previous orders.
  • Publish Events related to books.

And much more that you will discover browsing Livre Rare Book !